Análisis de valores

Abengoa se convierte en una inversión en valor

A lo largo de estas semanas está siendo difícil encontrar un valor en el que invertir a buen precio. Encuentro que desde finales de año cualquier acción que se pueda considerar dentro de mi radio de acción está por encima de su valor intrínseco.

Por resumir, un valor interesante tiene que cumplir principalmente con estos requisitos:

  • Debe ser una empresa que gana dinero.
  • Sólida financieramente, con poca deuda.
  • Tiene que tener una tasa de descuento respecto a su valor intrínseco.
  • Solo se consideran empresas líderes en su sector, con una trayectoria consolidada.
  • Y, cómo no, con barreras de entrada (los conocidos “moats”, término acuñado por Warren Buffett)

El segundo requisito, el de la deuda, me aleja de muchos valores, por lo que sigo pocos. De igual modo, hay empresas que son muy difíciles de valorar para mí, como los bancos, compañías eléctricas, etc.

Pero la semana pasada apareció una nueva, e inesperada, candidata: ABENGOA

logo abengoa

En estos días, tras haber recurrido al tan socorrido “preconcurso” (cualquier abogado queda invitado a explicar esta inexistente figura legal), en los que nadie menciona Abengoa como valor a comprar, entiendo que algunos lo puedan considerar una inversión de riesgo pero hay unos factores que se pueden considerar:

  • Es una empresa que gana dinero. El margen bruto es del 70%. Es decir, lo que hace, lo hace bien. Es cierto que las cargas por amortizaciones e intereses han sido muy elevadas.
  • A finales de marzo sus 16.000 millones de Euros se convirtieron en acciones (¡Ouch!), por lo que quedó libre de deuda, y por tanto, de gastos financieros. Esto contribuye a que sus futuros flujos de caja sean netos.
  • El requisito de margen de cobertura se cumple. Está a precio de derribo (4 céntimos por acción) frente a los 5,6 céntimos por acción si descontamos los flujos de caja actuales. Me he permitido la licencia de hacer equivalentes las acciones “A” y las “B” de Abengoa, pero nunca consideraría comprar acciones “B” de ninguna empresa. Estoy de acuerdo en que es una visión muy personal y que se pueda discrepar sobre ella…
  • Abengoa es una ingeniería líder en la elaboración de proyectos en energías renovables. A pesar de los problemas desde diciembre de 2015, ha seguido ganando contratos por todo el mundo, a pesar de que en su mercado natural, el español, se han paralizado las inversiones en dicho tipo de energías. Sin entrar en temas políticos, es de esperar que España siga la tendencia del resto de países que se comprometieron a reducir sus emisiones en la Cumbre sobre el Cambio Climático de París. No obstante, esta posibilidad no forma parte de la valoración.
  • Finalmente, la capacidad de Abengoa en realizar este tipo de proyectos es una barrera de entrada para otros competidores en un mercado como es el de las energías renovables, tal y como muestra la compra de Gamesa por Siemens.

abengoa

Para quienes de dediquen a invertir su patrimonio en base a lo que les dicen los dibujitos, entiendo que sea un valor poco interesante, pero yo veo que es una inversión muy interesante a largo plazo. En este caso, prefiero seguir la filosofía de Mohnish Pabrai en su excelente libro de cabecera “The Dhandho Investor” en el que dice:  “Cara, gano… Cruz, no pierdo demasiado” 🙂

No obstante, os recuerdo estas líneas de renuncia de responsabilidad: Este artículo solo tiene efectos informativos y os invito a realizar vuestro propio análisis antes de realizar cualquier tipo de inversión en función de vuestros objetivos financieros. Aunque sí dispongo de formación financiera, no doy consejos de inversión, por lo que la responsabilidad en lo que decidáis invertir es vuestra. Eso sí, considero que dedicar dinero que se necesita o prestado a la inversión en valores es extremadamente arriesgado, dado que un valor puede cotizar durante años por debajo de su precio de compra. ¡SUERTE!

#economiaenunaservilleta

Anuncios

6 comentarios sobre “Abengoa se convierte en una inversión en valor

  1. Compartiendo tu afinidad por el valor intrínseco, creo que también se puede hacer otra aproximación.
    Suponiendo un comportamiento racional de los acreedores, se podría suponer que cuando aceptaron la importante quita de deuda, lo hicieron dejando el valor a cero, es decir, que redujeron la deuda de la empresa hasta el valor que la hacía viable, pero sin que se les escapase un euro de más.
    Así, podríamos asumir que la Abengoa de hoy tiene caja (aportada por los acreedores) y la capacidad de vender activos por un valor equivalente a la deuda actual menos la deuda que sea capaz de asumir la futura Abengoa. Me ha costado encontrar el valor de la deuda hoy, si no lo he leído mal, unos 3.500 millones más la que dieron los bancos el año pasado, pero en cualquier caso es irrelevante para nuestro escenario.
    Según su presidente, esta futura Abengoa facturaría 3.000 millones de euros al año con proyectos de construcción, ingeniería y operación y mantenimiento.
    Una buena empresa con este perfil y esa facturación podría tener un Ebit de 280 millones (siendo optimistas, con amortizaciones mínimas y practicamente sin inversiones). Esta empresa, si cuenta con una ratio de cobertura de Ebit/servicio de la deuda de 3 y un coste de deuda del 7 %, podría asumir una deuda de 1.300 millones (se admiten más opiniones, pero para una empresa que sale de la situación de Abengoa, igual es hasta optimista).
    Desarrollando estas mismas ideas, y con un coste de los fondos propios ajustado a la realidad, el valor del negocio de la futura Abengoa podría estar entorno a los 2.100 millones de euros. Descontando la deuda y asumiendo que haya quedado caja suficiente para mantenerse en marcha, la capitalización podría afinarse entre 700 y 1.000 millones. Hoy, a esa capitalización tendríamos que descontar todos los riesgos que podamos imaginarnos (que quiebre porque no cumpla con los planes, que las demandas que van a presentarse la hagan quebrar, que las multas y otras obligaciones – penalizaciones en proyectos, ejecución de avales, etc. – hagan que sus activos no valgan lo esperado…).
    Con esos descuentos, un valor razonable de Abengoa podría ser de entre 420 y 600 millones, es decir, un 35% (promediando) más que su valor en bolsa hoy (capitaliza 330 millones en este momento). o lo que es lo mismo, su valor en bolsa la semana pasada cuando se dieron las ventas masivas de los bancos.
    Igual va a resultar que los bancos han hecho una buena venta y todo….

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tu comentario y por tu excelente valoración. Realmente, prefiero hacerla más sencilla y no aplicar futuribles como el aumento en facturación que indica su Presidente.

      Es deseable, pero supondría un 100% de aumento en ventas. Ya veremos.

      No estuve en la negociación entre acreedores y propiedad 😉 pero en mi opinión han salido más que trasquilados y creo que han decidido hacer caja frente a una inversión que les ha salido rana.

      A partir del análisis del margen bruto, estimo (aunque puedo equivocarme) que las partidas de depreciaciones, ventas de activos, ingresos extraordinarios y amortizaciones van a ser una caja de Pandora hasta que se reestructure la empresa a una facturación de empresa más pequeña, por lo que en mi valoración no llego ni al EBITDA.

      Lo dicho, ya veremos. En mi caso, lo he visto interesante y he seguido el consejo de Buffett: Se temeroso cuando los otros sean avariciosos y avaricioso cuando los otros sean temerosos.

      Gracias de nuevo. Mucha suerte

      Me gusta

      1. Sobre todo, gracias a ti. Buen blog y buen título! En un mundo técnico, parece que cada día menos analistas buscan el valor intrínseco…
        Es cierto que al final es muy dificil vaticinar que será de una empresa, pero es que valorar es afinar en la bola de cristal, por eso puede salir cualquier cosa…
        Simplificar a veces ayuda a ver la foto, aunque no se acierte. Y era un poco la idea, ver que puede quedar de Abengoa en cuatro o cinco años. Partiendo de que los bancos no van a perder, por muy mal que lo hayan visto, y que al final para los accionistas va a quedar el esqueleto es un ejercicio de mínimos que podría ajustarse al caso de Abengoa. Al final es aplicar la idea de una liquidación, pero haciendo que el mercado aún crea en las opciones futuras para no matar la acción.
        Suerte!

        Le gusta a 1 persona

  2. Gracias. Igualmente.

    Tocan unos meses de nervios, paciencia y mente fría, hasta que el precio se acerque a su valor intrínseco. Yo parto de un precio de compra de 0,036. El tiempo me dirá si he acertado

    Me gusta

  3. Pingback: Abengoa, año 0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s